sábado, 18 de enero de 2014

Los Abogados también lloran II

Dedicado a los abogados que sí tenemos alma 


Sabía lo que él sentía en ese momento ,porque yo lo había sentido muchas veces y en una de ellas colgué la toga del hastío que sentí , aún me duele hablar de ello , pero es hora de poner fin a esa historia y cerrar una etapa de mi vida.
En aquellos momentos yo era una letrada ilusionada que creía en la justicia ,en las leyes ,en la deontología ,en mis clientes,en mis socios y en todo lo que rodea al mundo jurídico,que simple fui.

 Sali huyendo, como que me hubieran clavado una daga en el alma, si estaba tan herida que renuncie a esta profesión hasta que vi a un abogado joven en la tele que me recordó a mi ,y me volvió el gusanillo de ejercer ,con ese compromiso que hace uno cuando jura ,ser una defensora de las garantías procesales , que simples volvemos a ser,pero así somos los abogados con alma.


Como he dicho confiaba tanto en mi cliente que no me importaban las amenazas que estaba recibiendo creo que nunca fui consciente del peligro que corrí o es que yo soy así, cuando creo en algo sigo hasta el final.
Como conté en la primera parte, conocí a mi clienta a través de un amigo y dos minutos antes de una rueda de reconocimiento .
Sólo sabía que un desconocido le estaba pegando y necesitaba un abogado .Me presente ante ella dándole la mano,pero en ese momento, me hubiese apetecido darle un abrazo ,pues aquella joven que debía haber sido guapa ,ya estaba en los huesos ,estaba perdiendo cabello y lucía unas ojeras que intentaba disimular con maquillaje.
No hubo más intercambio de palabras,pues la rueda empezaba ,yo mire desde el cristal alguno me sonaba ,muchas veces para las ruedas de reconocimiento,  meten a policías de estatura similar para rellenar y que haya al menos haya  seis sujetos.La rueda fue rápida, pues cuando vió al número tres ,ella le señalo a la vez que empezó a temblar y a llorar a la vez .Yo me quede parada pues justamente al número tres le conocía ,sus padres habían tenido una ferreteria a cien metros de mi casa , era una familia querida en mi barrio y él me sonaba de haberlo visto de personal de seguridad en alguna discoteca.
Le ofrecí un pañuelo y nos retiramos ,pues ella necesitaba fumar para calmar los nervios, se vino abajo y se echo a llorar
.Desde aquel día no sólo fui su abogada, sino que me convertí en investigadora y colaboradora de la policía ,seguiría los pasos de aquel sujeto y  descubriría  ¿porque aquel desconocido  había atacado tres veces ya a mi cliente?.
Me hice asidua de la comisaría y del Grupo Tres ,cuyo sargento confió mucho en mi , los dos temíamos lo peor ,pues la tercera lesión fue con objeto punzante ,pensábamos que esto seguiría , que la vida de aquella mujer corría peligro y ambos nos obsesionamos con aquella investigación .Él se apoyaba en mi , pues yo no estaba sujeta a nada y entraba en Instrucción Cinco ,hablando con el juez y la secretaria cuando me daba la gana ,algo que como policia no podía hacer.
¿Que razones llevan a un desconocido a lesionar en tres ocasiones a la misma mujer?.
Esa,era la pregunta que no nos dejaba dormir ni a mi ,ni a al sargento, ni a su señoría ,ni a la policía judicial,ni a la policía nacional ,ni a la brigada especialistas en narcotráfico que se sumaron a la investigación a petición mia , debido a uno de los móviles que mi cerebro planteo.
Porque en aquel entonces empezaba el Internet,pero las comisarías aún estaban con la tecnología de la olivetti ,y con medios bastante primitivos evitabamos que mi cliente fuese asesinada.
Ella trabajaba en una gran compañía que se dedicaba al sector del automóvil ,situada en el polígamo ,él era el yerno del dueño de la compañía de enfrente ,sólo iba a buscar a su mujer al polígono , aparentemente todo era normal.
La secretaria del juzgado me decía que mi clienta escondía algo y me dolía, porque me metí en el caso como si mi cliente fuese de mi familia .Algo que no me cuadraba era la poca implicación de la familia de ella ,su hermano trabajaba en la misma empresa ,su padre había sido guardia civil , el único preocupado era su cuñado con el que me reunía todos los sábados en mi despacho ,pues me dedique a aquel caso en cuerpo y alma.
Ellos contrataron al mejor penalista de la capital del Pisuerga ,hoy a punto de jubilarse ya, no me dio ni un respiro y al día siguiente del reconocimiento, ya tenía en mi mesa una providencia admitiendo la prueba del careo ,que tanto intentaba evitar yo ,pues mi clienta no estaba preparada psicologicamente ,de nada sirvieron mis objeciones y aquel día ,los dos letrados nos tanteábamos ,yo era una primeriza como quien dice ,comparado con la experiencia de aquel abogado ,pero con una ilusión enorme y una implicación tremenda en aquel caso.
El sujeto llevaba mes y medio internado en el Centro de Penitenciaria de Villanubla ,se hacía llamar con un apodo singular , le investigue todo ,pues como dije habian tenido tienda  en mi zona , desde su primera novia, hasta porteros de discoteca compañeros de él ,todos me hablaban de su fuerte carácter y lo demostró allí ,en ese careo que dirigió desde el primer minuto ,fue amonestado por aquel juez ,que provenía de Orense, ante mis continuas protestas. 
Aquel careo nos concienció a todos para trabajar más rápido, pues temíamos por la vida de mi clienta ,sobre todo, cuando a los tres días tras pagar una fianza se le ponía en libertad.
Para aquel entonces varios móviles estaban descartados,el de la competencia de empresas pues eran miles de empleados y el  de un juego de rol pues el seudónimo del sujeto coincidía con un poeta cuyas poesías eran algo retorcidas pero no, ni su señoría ni yo pensábamos en eso , a los dos nos asombraba un poco la política de la empresa de ella ,era una multinacional basada en un sistema de objetivos que te daba un salario base,derecho a coche para uso personal también y con reuniones hasta en domingo .
Por aquel entonces sabía por gente de la noche que la droga entraba por los polígonos ,que ambas empresas tenían amplios ingresos y gastos ,regalos a los clientes por Navidad de cajas de vino carísimo ,toda esa información la conseguía hablando con gente de la noche ,del día y del infierno y trasladaba todo a aquel sargento que andaba algo perdido y a su señoría que aún le hablaba de usted y con el máximo respeto .
Por supuesto también se lo contaba a mi clienta, a la que admiraba su valentía, pues a penas se tomó unos días de baja.Por aquel entonces despidieron a un compañero por haber modificado piezas en el coche de la empresa ,los comerciales tenían coche siempre que hiciese  uso normal del automóvil, sin tocar ninguna pieza del motor, ni nada de su interior.
Aquello me daba la razón en lo que ya nos planteábamos su señoría y yo ,era todo tan raro que no podíamos pensar en otro móvil más  que en  algo relacionado con narcotráficantes y blanqueos.Solicite la intervención de la brigada especialista en este tema y su señoría no dudo un segundo en darme la razón ,pero cometí un error contárselo todo a mi clienta ,ella había vuelto a trabajar bajo la seguridad policial las 24 horas del día y yo llamándole constantemente para ver si seguía viva .
A las tres horas  de contárselo era llamada a una reunión por el delegado provincial de la multinacional ,quien me informaba de la actividad de la empresa y me advertía de lo lícito de todo lo que hacia su compañía .Salí  muy enfadada  con ella ¿como mi clienta podía haberme fallado de esa manera?, pero cuando llegue al despacho la cosa empeoro pues el juez aceptaba otro careo ,para colmo mis socios empezaron a protestar sobre aquel caso , que hacía que por mi despacho se pasarán como Pedro por su casa el Sargento y los brigadas .
Toda la policía estaba en el polígono y esa misma noche algunos vehículos de la famosa multinacional ,empezaron a frecuentar mi zona ,hasta que me di cuenta que me estaban vigilando .
Veinticuatro horas habían pasado tras la puesta en libertad de aquel sujeto ,y todo eso se había producido ,cerré  la puerta cansada , al día siguiente otro careo ,entonces recibí una llamada de mi clienta había sido agredida ,se dirigía en ambulancia al hospital ,llame a la policía ,¿como podía pasar si estaba vigilada las 24 horas del día? ,había  sido en el cambio de guardia ,busque en la guía y llame a su señoría casi a sollozos a las diez y media de la noche, comunicándole la noticia y por supuesto la suspensión de la prueba del careo y me dirigí al hospital en taxi ,seguida de varios coches de la multinacional , que pretendían intimidarme, pero todo me daba igual lo que me importaba era la vida de mi cliente y tenía claro que pondría todo mi empeño en ello . 
En aquel entonces confiaba en la justicia, en el sistema y en mi clienta que inocente fui y que ciega estuve .












Y hasta aquí la segunda parte de los abogados también lloramos ,porque si lo hacemos y muchas veces .Más ahora con una ley de tasas que deja los despachos vacíos , y con unas reformas que por agilizar el procedimiento ,permiten que un secretario judicial tenga potestad jurisdiccional , algo inconstitucional y que viola las garantías del proceso .

2 comentarios:

  1. IMPRESIONANTE (con mayúsculas). Enhorabuena Jacqui.

    Un abrazo, @adriantsn

    ResponderEliminar
  2. Me quedo esperando la segunda parte mordiéndome las uñas. Muy bueno.

    ResponderEliminar